Sobre OpenGov Municipal en México

Cuando pensamos en OpenGov, es facil caer en el error de pensar que implica solamente la disponibilidad para lectura de la información generada por el Gobierno. La capacidad de descargar los datos para analizar u ofrecer algún servicio. Sin embargo, de igual importancia es la disponibilidad de interfaces públicas que permitan escritura en los sistemas del Gobierno.

Un ejemplo sería la capacidad de ingresar un reporte de bache, hecha por un ciudadano desde cualquier app, al sistema municipal para atención de los mismos. Creo es fácil imaginar que cualquier dependencia que realice gestiones podría ofrecer una interface abierta de programación (API), mediante la cual se puedan ingresar solicitudes, así como consultar el estado de las mismas, de manera automatizada e instantánea.

Con Retio hemos desarrollado un sistema desde el cual los usuarios reportan problemas en su ciudad, a través de Twitter, y mediante algoritmos de inteligencia artificial, estos reportes son clasificados en la categoría correspondiente, como baches, abusos policiales, inundaciones o asaltos. 

Teniendo ya entonces estos reportes catalogados por tipo y ubicación, debería ser trivial enviarlos a las autoridades competentes, por lo general ayuntamientos, para su atención y seguimiento. 

De estar nuestro sistema funcionando en SF, NY, Boston, y como 20 otras ciudades de Estados Unidos, podríamos hacer esto gracias a que sus respectivos ayuntamientos han implementado Open311, un estándar o protocolo de servicios públicos abiertos para gobiernos locales.

Aquí, por otro lado, hemos visto respuestas de las autoridades que van desde las que atienden, al menos manualmente, algunos reportes (respondiendo vía Twitter), hasta las que nos consideran parte de una estrategia deliberada para manchar el buen trabajo que realiza la presente administración. Es decir, hay unos peores que otros, pero en general todos dejan mucho que desear. 

La disponibilidad, para simple lectura, de este tipo de información por gobiernos locales es de igual manera deficiente. En el mejor de las casos, pocos, existen algunos sets de datos (estáticos) en formatos accesibles, en su mayoría de forma agregada, y sin mecanismos automatizados para solicitar información reciente.

Por lo mismo es algo frustrante ver a parte de la comunidad (programadores, activistas) celebrar y participar en eventos patrocinados por ayuntamientos, con la etiqueta de "OpenGov", mientras el ofrecimiento real es comparativamente tan pobre. 

Creo que deberíamos tener una participación más exigente, como comunidad, que la de solamente celebrar lo que bien podría ser llamado OpenWashing. Existe ahora una apertura conceptual y apoyo para las ideas de OpenGov, transparencia, y tecnología en general, que no deberíamos desperdiciar.