Carta Abierta a Gabriella Gómez Mont

Gabriella Gómez Mont, Director del Laboratorio para la Ciudad del Gobierno de la Ciudad de México:

Le escribo esta carta ante mis reiterados intentos (y su negativa) para entablar un dialogo público mediante Twitter. Talvez fue ingenuo de mi parte pensar que usted, como funcionaria, quisiera utilizar esa herramienta para algo más socialmente útil que publicar propaganda.

Este año el “Laboratorio para la Ciudad”, que usted encabeza, cumple dos años de existir y millones de pesos del presupuesto de la ciudad asignado a su operación.

Debo confesar que, desde enterarme de la creación del “Laboratorio para la Ciudad”, me lo tomé con bastante escepticismo. Una dependencia que busca propiciar “ideas innovadoras” para los problemas de nuestra ciudad, mientras el gobierno de la misma se niega a copiar ideas básicas de transparencia y rendición de cuentas que existen, desde hace años, en muchas ciudades del mundo.

En los dos años del “Laboratorio”, he observado una cantidad considerable de pláticas, talleres, viajes, congresos, fiestas y tardeadas organizadas bajo el lema de “Gobierno Abierto”, mientras el tema de fondo: la implementación de infraestructura abierta para la rendición de cuentas, sigue sin recibir verdadera atención.

En Retio trabajamos, como usted sabe, en un sistema de reportes ciudadanos (http://ret.io/mx/DF/) que cataloga públicamente una gran cantidad de problemas que aquejan nuestra ciudad. Estamos ya bastante cerca de llegar a los 300,000 reportes publicados en poco más de tres años de operación. Estos reportes podrían (y deberían) ser atendidos por el Gobierno de la Ciudad de México, particularmente por la Agencia de Gestión Urbana, a la cual pertenece el “Laboratorio para la cuidad”.

Atender estos reportes no solamente implicaría  solución a fallas en servicios públicos, como alumbramiento y pavimentación, sino también reportes de cruces conflictivos, maniobras peligrosas de transporte público y diferentes situaciones que desatendidas causan continuamente accidentes y muertes evitables. Implementar un sistema que se ajuste al protocolo “Open311, como los existentes en muchas ciudades del mundo, permitiría a nuestro sistema y a cualquier otro, ingresar los reportes de manera automática al sistema de gestión de la ciudad. Permitiría también, a cualquier ciudadano, conocer la rapidez con la que son atendidos los diferentes problemas reportados que nos afectan a todos. 

Todo esto usted ya lo sabe. Lo que nosotros merecemos saber, como ciudadanos, es la razón de su negativa para trabajar en ese sentido.

Las acciones necesarias por tomar no implican gastos significativos en implementación. Al ser problemas ya solucionados en muchas otras ciudades, existe una cantidad importante de software libre, de gran calidad, listo para ser adoptado por el gobierno de la ciudad, sin necesidad de incurrir en concursos, contratos con empresas, ni contratación de nuevo personal. Lo único necesario es tener la voluntad que usted no ha demostrado tener hasta ahora.

Más grave aún que la falta de acciones en ese sentido durante los pasados dos años, es su negativa a responder, explicar, o dialogar públicamente sobre este tema en la misma cantidad de tiempo. 

Quiero aclararle que con esta carta no busco respuesta mediante una “reunión privada” de ningún tipo. El problema lo planteo públicamente por ser de obvio interés público, su respuesta debería ser en las mismas condiciones.

Atentamente.

Mario Romero (@mariorz), Director de Retio